05 septiembre 2017

To be or not to be?

No leo un libro desde junio y no es que no lo haya intentado porque he empezado unos cuantos y los he dejado todos. No porque no me gusten, a veces simplemente me pasa y espero a que deje de pasarme. A pesar de estos momentos de sequía lectora, de que este curso voy a estar muy liada (o más) y de que nunca he acabado ninguna de las yincanas a las que me he apuntado, he decidido unirme a la nueva iniciativa de los blogs Negro sobre blanco y De tinta en vena, aunque apenas haga nada. Pero es que no puedo evitarlo: soy yincanera.
 


A pesar de que, como he dicho antes, no he completado ninguna yincana (al final, todo consiste en disfrutar de las cosas y no forzarlas), el haberme apuntado  a todas ellas me ha servido para conocer gente, blogs y  autores nuevos que jamás habría leído de otra forma y, qué queréis que os diga,  solo por eso ya merece la pena.

Si alguien quiere saber en qué consiste lo de ser yincanero, los requisitos se encuentran en los blogs Negro sobre blanco y De tinta en vena. Yo solo voy a decir que empiezan con una novela de Víctor del Árbol y eso es empezar fuerte.

02 abril 2017

Ful (Rafa Melero)

Cuando me tocó Ful en la Yincana Criminal no tenía ni idea de quién era el autor ni de qué iba la novela, y lo cierto es que me llevé una grata sorpresa por varios motivos. Primero por los personajes: cuando te metes en la historia de Ful y sus amigos te das cuenta de que son gente corriente, gente que te puedes encontrar perfectamente por la calle, personajes creíbles,  perdedores empujados por sus circunstancias a actuar como actúan. Segundo, por ese final inesperado del que no pienso hablar pero que sorprende doblemente, y aunque es cierto que durante la lectura compartida de la novela comenté que algo del final me resultó más forzado, el conjunto es realmente positivo porque la sensación de sorpresa es tremenda. Ful termina de una forma contundente impresionándote de verdad,   sin sacarse nada de la manga ni dejarte con cara de idiota por preguntarte ¿de dónde ha salido esto? Tercero, por la forma tan original que tiene Rafa Melero de encadenar los capítulos, empezando siempre por el final. Capítulos cortos, a los que nunca les falta el ritmo.

¿Y de qué va? A Ful, un hombre de 39 años de Lleida, que no tiene trabajo y tiene que hacer lo que sea para sobrevivir,  un tal James, que normalmente es el jefe de todo el grupo, le propone  dar el golpe perfecto que podrá sacarlo de la vida que lleva y empezar de cero.  Para llevarlo a cabo,  convence a sus amigos. Y allá van, a robar a un traficante de drogas, lo que en teoría es perfecto.  Pero lo que parecía que iba a ser una gran oportunidad se tuerce y se convierte en una auténtica pesadilla y acaban perseguidos por la policía y por el dueño de la droga que han robado. A partir de ahí vamos a ir conociendo a Ful ( el protagonista, que nos va contando en primera persona todo lo que pasa) , a Jose (frío, callado, violento y con un toque bastante repulsivo), a Arturo (el único del grupo que tiene un trabajo) y a su novia, Jessi (una chica de bandera que se lía de vez en cuando con Ful). Por último está el Pelota, el más ingenuo de todos y el más débil.

Pero aparte de los personajes que componen el grupo de Ful también quiero destacar otros dos:   Pepe, el  mosso, amigo de Ful de toda la vida al que, por casualidad, le ha tocado la investigación del caso y Wilfredo Martins, conocido como el Hielo, asesino a sueldo al que el dueño de la droga robada contrata para encontrar y asesinar a los ladrones, que, por supuesto, son Ful y sus amigos.

Si me tengo que quedar con algo de la historia, me quedo con la capacidad que ha tenido Rafa Melero de sorprenderme, me quedo con esos personajes que ha creado tan creíbles y a los que llegas a coger cariño u odiar. Es curioso como, mientras transcurre la historia, estás deseando que a Ful no le pase nada, que consiga salir de ese lío tan grande en el que se ha metido. También me quedo con la forma que tiene de ir aumentando la tensión en cada página. A medida que lees todo es más vertiginoso y tienes el corazón en un puño, quieres seguir leyendo para saber cómo va a terminar todo el asunto (si lo leéis, ya veréis como lo del banco es espectacular).

Esta novela participa en la Yincana Criminal 2017 en el apartado "la acción transcurre en España".

Y es que la Yincana Criminal es lo que tiene: te ayuda a descubrir autores y libros que, de otra forma, quizá no hubieras descubierto. Mi balance, en general es bastante positivo. Con eso queda todo dicho.

Título: Ful
Autor: Rafa Melero
Editorial: Alrevés
ISBN: 9788416328642
Pgs: 149
Regalito yincanero.


26 marzo 2017

El pecado de Mama Bayou (Joaquín Guerrero-Casasola)

 "Eran las seis de la tarde, la ciudad comenzaba a tener ese aire de que el día está por irse al cúmulo de objetos perdidos."

Hace no mucho leí Ciudad Caníbal de Joaquín Guerrero-Casasola y después de hacerlo  se me ocurrió volver a leer El pecado de Mama Bayou, ya que no había hablado nunca de este libro y me apetecía porque, como todo lo del autor, no tiene desperdicio. En esta novela, aparece de nuevo Gil Baleares, el detective privado en Mexico D.F., que también es protagonista de Ley Garrote, una de las novelas que más me ha impactado dentro del género negro. 

En esta ocasión, a Gil Baleares le contrata el teniente de la Policía Judicial, Aníbal Carcaño, por medio de  Wintilo Izquierdo, un antiguo amigo y compañero de Gil para que encuentre a Roberto, el hijo de un juez bastante importante. Gil Baleares decide aceptar porque si lo hace, a cambio le  prometen que van a ayudarle a buscar a su padre,  al que han secuestrado. La cosa se complica cuando empiezan a aparecer cadáveres de hombres asesinados todos con dos puntos en común: las víctimas están relacionadas con Roberto y en sus cuerpos se hallan restos de carmín negro. Y así comienza una historia de asesinatos, persecuciones, corrupción, celos,  mariachis y travestis, de gente que lucha por sobrevir y de gente que abusa del poder que tiene. 

A mí Gil Baleares es un personaje que me atrae muchísimo, por esa forma de ser que tiene tan honesta, por sus dudas, por sus debilidades, por su dureza y su ternura,  por su relación con Teresa Sábato, con la que tiene un hijo al que conoce al principio de la novela y ese no querer que su hijo sepa que su padre es un pobre diablo y esa atracción por Teresa que le impide cualquier tentativa de huír. 

"Teresa se me estaba metiendo en la cabeza despacio, igual que la mugre en esas líneas de los mosaicos, No quería quererla. Nuestra primera ruptura había sido como rascarse el corazón con la tapa de una lata de chíles."

 Gil Baleares es un personaje que sale de las entrañas, que cautiva por la forma de hablar que tiene, de expresar todo lo que pasa a su alrededor. Es un hombre alejado de la corrupción, que se niega a creer que su padre haya muerto, que tiene compasión por los demás, y que tiene dudas y debilidades lo que le hace mucho más cercano, más humano y muy, pero que muy atractivo.

Lo más llamativo de Joaquín Guerrero-Casasola es la forma que tiene de utilizar el lenguaje. Su narración es ágil, no sólo los diálogos, abundantes en la novela, sino también las descripciones (esas métaforas y comparaciones que usa tan características, nada cursis  y que a mí me dejan k.o.), toda la narración tiene un ritmo rápido, de oraciones cortas y lo pone todo en voz de Gil Baleares, entonces tú crees que él es el que habla y te cuenta y te metes en la historia y sobre todo te metes en el personaje  y lo entiendes y quieres que todo vaya bien al final, aunque sepas que la vida es como es y no como quieres que sea.

"Me recordó esos barcos que pasan lejos y braman como si tuvieran pena; y uno los ve desde el puerto y siente ganas de hundirse en el mar de la desolación."

Aunque me parece que en conjunto Ley Garrote tiene más fuerza, El pecado de Mama Bayou es un libro que cualquier amante de la novela negra debería leer y Joaquín Guerrero-Casasola es un autor a tener muy en cuenta dentro del género. Pura poesía negra y criminal.

Esta novela participa en la Yincana Criminal 2017 en el apartado " El protagonista es un detective".

Título: El pecado de Mama Bayou
Autor: Joaquín Guerrero-Casasola
Editorial: Lengua de Trapo
ISBN: 9788483810460
Pgs: 220

21 marzo 2017

The Poet's Story

Then she opened up a book of poems
and handed it to me
Written by an Italian poet
From the thirteenth century
 And every one of them words rang true
And glowed like burnin’ coal
Pourin’ off of every page
Like it was written in my soul from me to you
Tangled up in blue
Bob Dylan



Cuando fui a Nueva York de viaje, ya hace muchos años, no llevaba nada planeado excepto dos cosas: Coney Island y la librería Strand. Allí me compré unos cuantos libros, entre ellos The Poet's Story, una recopilación de relatos escritos por poetas: Sylvia Plath, Anne Sexton, John Berryman, Frank O'Hara, Muriel Rukeyser y algunos más. Por alguna razón, la poesía siempre ha estado conmigo. Desde siempre y supongo que hasta siempre. Sólo esto y nada más.


Al entrar en la adolescencia, como muchos adolescentes, yo también escribía poemas e incluso relatos de terror. Creo que Poe tuvo gran parte de culpa, pero sobre todo, la tuvo mi padre.  Una vez, de niña,  hicimos una apuesta. Me dijo que si me aprendía El cuervo de memoría, tendría una recompensa y, por supuesto, su admiración. Y no lo hice, apenas unas estrofas,  pero sirvió para que lo leyese una y otra vez y lo siga leyendo todavía hoy. De niña me aterrorizaba la imagen de aquel cuervo inmóvil,  posado sobre el busto de Atenea y se me encogía el corazón por el sufrimiento del protagonista ante la pérdida de la virgen Leonora, que es así por los ángeles llamada... sin nombre aquí, ya, siempre.  

Años más tarde, cuando empecé a fumar a escondidas, mis padres me mandaban ir a misa y yo, en su lugar, iba a casa de una amiga a fumar un cigarro. Nos recuerdo a las dos sentadas con música de fondo de Aute y Serrat. Entonces llegó Machado y también Miguel Hernández. Lo que no consiguió mi padre, lo hizo la música: aprendí aquellos poemas sin apenas darme cuenta, quizá porque yo siempre quise ser el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas  compañero del alma, tan temprano. 


 El amor  trajo cantautores, a veces el mismo, a veces diferentes. A Pedro Salinas, Neruda, Benedetti. A aquellos que hablaban de amor y luego de desamor y otra vez vuelta al amor. Versos en los que sentirse reflejado. Ya sabéis cómo es cada vez que ocurre:  cuando te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y todo y en la calle codo a codo somos mucho más que dos.

La rebeldía y la inquietud me acercaron al Romanticismo inglés  a otros muchos poetas y a algunas letras de  canciones como las de Bruce Springteen sonando en la radio  recordándome a alguien que no conozco.   Internet también me ha dado mucho, pero sobre todo, en poesía,  me ha dado a Isabel Bono, porque ella es poesía, piensa poesía, respira poesía.

Toda mi vida recibiendo poesía. Todo poesía. Desde todos los puntos, poesia. Entre  fuegos violentos o regresando sola, allí estaba sin rostro y me tocaba. La poesía.

Los fragmentos en cursiva pertenecen a poemas  de Poe, Miguel Hernández, Benedetti, Isabel Bono y Neruda.








19 marzo 2017

Pasaje de las Sombras (Arnaldur Indridason)

Pasaje de las sombras es la primera novela que leo del autor islandés Arnaldur Indridason en la que el detective Erlendur no es protagonista y aunque me ha parecido que el tono es menos melancólico que el que tienen las novelas que cuentan con Erlendur, no ha estado nada mal. De hecho, ganó el VII premio RBA de Novela Negra, que ya es un algo.

La novela comienza con el hallazgo del cadáver de un anciano en su apartamento. Al principio se cree que ha muerto por causas naturales, pero posteriormente se descubre que en realidad murió asfixiado mientras se encontraba durmiendo en la cama. Aunque la encargada de investigar el caso es Marta, perteneciente a la policía judicial, todo el peso de la investigación la lleva Konrad, su antiguo compañero ya jubilado. Al registrar la casa del anciano lo único que encuentran es la foto de un joven y recortes de periódicos antiguos que tratan sobre la investigación de un homicidio que sucedió en 1944, durante la Segunda Guerra Mundial: una muchacha fue estrangulada y su cadáver apareció detrás del Teatro Nacional. Y, claro está, los dos casos están relacionados.

Indridason va alternando las dos investigaciones. Por un lado tenemos la historia de 1944, que comienza cuando una muchacha islandesa, Ingiborg, que se ve a espaldas de sus padres con un soldado norteamericano de los que fueron a Islandia durante la guerra, descubre el cadáver de la muchacha detrás del teatro mientras está con él. Los encargados de llevar el caso, Flóvent y Thorson, descubren que el norteamericano que estaba liado con Ingiborg no es quien dice que es y se adentran poco a poco en una historia de violencia contra las mujeres y crimen en la que los elfos y las supersticiones islandesas tienen un papel esencial. Por otro lado, tenemos la investigación actual, por la que Konrad está verdaderamente interesado ya que de niño vivió en la zona del  Teatro Nacional y recordaba bien el caso que aparece en los recortes de periódico en poder del anciano asesinado.

Indridason siempre escribe con un ritmo pausado, un poco reflejo de lo que es Islandia. Supongo que es una de las cosas que más me llama la atención en sus novelas. La portada del libro quizá exprese mejor lo que quiero decir. Esa sensación de quietud que refleja el país. Lo que no significa que las investigaciones sean lentas, ni nada parecido, porque todo lo contrario, la intriga no decae durante toda la historia. En esta novela, aparte de los dos casos contados en paralelo, también descubrimos más sobre Islandia y su sociedad, especialmente todo aquello que tiene que ver con las creencias sobrenaturales: los mediums, que engañaban a aquellos que necesitaban creer, las historias de elfos, tan presentes en ciertas zonas del país  y lo que sucedió allí  durante la Segunda Guerra Mundial.

Indridason es uno de mis escritores de cabecera, de esos que nunca faltan y, de momento, nunca me ha decepcionado. Creo que todos sus libros, en mayor o menor medida, son recomendables. Si ya lo dice John Connolly: "Indridason es una de las estrellas más brillantes del oscuro cielo del género".

La novela participa en la Yincana Criminal en el apartado "La acción transcurre en una isla".

Título: Pasaje de las sombras
Autor: Arnaldur Indridason
Traductor: Fabio Teixidó Benedí
Editorial: RBA
Pgs: 326
ISBN9788490560488
Biblioteca.


10 marzo 2017

La sirena de Gibraltar (Leandro Pérez)

 Todas las vidas vienen con una condena a muerte.
Walter White (Breaking Bad)

La sirena de Gibraltar es una novela de Leandro Pérez que me ha tocado en la Yincana Criminal 2017 organizada por los blogs De tinta en vena y Negro sobre blanco. Como normalmente no participo en sorteos y, por lo tanto, no me suele tocar nada, me hizo mucha ilusión, especialmente cuando llegó a mi casa y me di cuenta de que estaba dedicada por el autor. ¡Con lo que me gustan a mí las  dedicatorias!

Leandro Pérez, al que yo no conocía, pero ahora sí, es periodista, escritor y dirige la web literaria Zenda. Esta, si no me equivoco, es la segunda novela que tiene publicada en la que el protagonista es Juan Torca, un antiguo soldado y mercenario con una de esas personalidades interesantes que, sin duda,  atraen. Sin ir más lejos, nada más empezar la historia, mientras va corriendo por el parque se cruza con un par de ultras que están metiéndose con una mujer y él, en vez de seguir con lo suyo, se lía con ellos a puñetazos por intentar defenderla. Así que aquí tenemos a un hombre que no duda en ayudar a los demás si lo necesitan, lo que le da un toque de ternura que hace que nos resulte más cercano. Y es que la capacidad de ciertas personas, aunque sean de ficción, para actuar ante lo injusto, resulta realmente atractiva. 

 La novela comienza con la aparación del cuerpo de una mujer en el Manzanares. Lo llamativo de todo el asunto es que está clavada a un bloque de hormigón. Juan Torca mira desde un puente como la sacan del río. Entonces descubrimos que tiempo atrás, una mujer quiso contratarlo para asesinar a dos prostitutas que tenían que ser gibraltareñas. Los cuerpos debían aparecer en dos localizaciones concretas, en unas fechas determinadas y lo curioso es que tenían que estar clavados a un bloque de hormigón. Y claro, aquí ya empieza el jaleo porque ¿habrá sido él o no? Su hijo, policía, sospecha de él, así que ¿por qué no vamos a sospechar nosotros? Está claro que el suspense está en el aire desde el principio, lo que hace que leas y leas para saber todo lo que viene detrás.

La asesinada, Becca Cruz, es una mujer gibraltareña que tiene dos hermanas gemelas, grandes nadadoras, que son conocidas como las sirenas de Gibraltar, por haber batido records al cruzar el estrecho. Juan Torca tendrá una relación cercana con una de ellas, Maddie, que guarda un diario que los lectores podemos leer de vez en cuando.  Y aquí encuentro una cosa que me chirría porque hay veces (pocas) en las  que el diario no me parece demasiado natural , da la sensación de que está escrito para que lo lean, cuando yo pienso que los diarios los escribes para ti. Pero bueno, esto es una novela y si no, los lectores no nos enteraríamos de ciertas cosas, supongo.

Por lo demás, nada que objetar. De hecho, el detalle del diario (que igual es cosa mía) no le resta ningún interés. De entre los personajes, destaca el protagonista,  Juan Torca, como he dicho antes, uno de esos tipos con personalidad arrolladora, que enamora a las mujeres, muy amigo de sus amigos y siempre dispuesto a luchar contra la injusticia. A lo largo de la historia le acompañan sus "compadres". Por un lado tenemos a Jandro, cachas y un tanto ingenuo, protector y fiel, por otro a Luis Laguna, totalmente opuesto a Jandro y socio fundador y presidente ejecutivo de Laguna & Campbell, una empresa de detectives y finalmente, aunque no tan presente a lo largo del libro, a Hernández, con quien solo Torca tiene relación, ya que optó por seguir como mercenario, cuando los demás decidieron que ya no.

Ambientada en Madrid, Bilbao y Gibraltar sus páginas vuelan porque es una novela que engancha y que es fácil de seguir porque el estilo del autor es sencillo. También está llena de acción, diálogos, giros y personajes interesantes. Y citas, como la de Walter White, personaje principal de la serie Breaking Bad, que aparece ahí arriba. Hablando de series, a Torca le gustan mucho y yo ya he apuntado unas cuantas que aparecen en la novela porque me ha dicho una compañera de la Yincana que son de diez. 

Una lectura interesante y agradable, desde luego.

Esta novela participa en la Yincana Criminal 2017 en el apartado "Es un psicothriller o en la novela se menciona alguna red social". (Twitter)

Título: La sirena de Gibraltar
Autor: Leandro Pérez
Editorial: Planeta
ISBN: 84-08-16513-2
Pgs: 346
Regalito de la Yincana Criminal (con dedicatoria y todo)


01 marzo 2017

Los hombres de la guadaña (John Connolly)

El problema, tal como lo veía el chico, residía en que toda esa gente era blanca. El pueblo se había construido para blancos y estaba bajo el control de los blancos. En las tiendas, la gente detrás de los mostradores era blanca, y la gente al otro lado de esos mostradores también era blanca en su mayoría. Los abogados eran blancos y los policías eran blancos y los floristas eran blancos. Se veían negros por el pueblo, pero siempre estaban en movimiento: acarreando, repartiendo,levantando, arrastrando. Únicamente los blancos tenían derecho a quedarse quietos. Los negros hacían lo que tenían que hacer y luego se iban. De noche sólo quedaban blancos en las calles.


Aquí estoy, estrenando la Yincana Criminal 2017 con un libro de  John Connolly porque las cosas hay que empezarlas con ganas y bien. Los hombres de la guadaña (The Reapers) es la séptima entrega de la serie protagonizada por el detective Charlie Parker, 'Bird', aunque, curiosamente, Parker aparece más bien poco y cede el protagonismo a uno de sus compañeros de fatigas, Louis. ¿Y qué queréis que os diga? Al principio pensaba que al no estar centrada en Parker no me iba a enganchar tanto, pero todo lo contrario: creo que es una de las novelas de Connolly que más me ha gustado hasta ahora de las siete que he leído.

Los que no seguís a Parker igual no sabéis que en todas las novelas en las que él es el protagonista siempre está acompañado de algún modo u otro por una pareja: Louis y Angel. El primero es un asesino a sueldo y el otro,  un ladrón. Los dos mantienen una relación sentimental a pesar de ser como el yin y el yan (o quizá por ello), ya sabemos que el amor aparece allí donde menos se lo espera y junta a personas que son totalmente distintas, quizá por aquello de complementar. En cada una de las entregas anteriores se nos proporcionan detalles sobre esta pareja, pero hasta Los hombres de la guadaña ninguna se había centrado en uno de ellos, en este caso, Louis.

Si algo se puede decir de Louis es que es un personaje realmente interesante. Desde su infancia, que descubrimos en esta novela, hasta la época actual. Louis, de niño,  mató a sangre fría al amante y asesino  de su madre y es esa sangre fría lo que le convierte en candidato ideal para ser  un hombre de la guadaña, algo que no escapa a Gabriel, un hombre del que se sabe poco, que ve el potencial de Louis como asesino a sueldo y decide ayudarle a, digámoslo de alguna manera, labrarse un futuro. Con un principio en el que se nos cuentan tres homicidios independientes que tienen mucho que ver entre sí, capítulos en cursiva en los que se nos narra la infancia y adolescencia de Louis y una trama perfectamente orquestada en la que descubrimos detalles sobre los personajes de siempre y conocemos a algunos nuevos, como Willy Brew, dueño de un taller que casi tuvo que abandonar cuando se divorció, pero con el que se pudo quedar gracias a Louis, no hay tiempo para el aburrimiento.

Pero, como de costumbre, no voy a contar demasiado porque creo que es el propio lector el que tiene que descubrir poco a poco todo lo que rodea a Louis: sus amistades, su peculiar forma de ser, cómo se fue convirtiendo poco a poco en un asesino a sueldo, la lealtad que mantiene hacia algunos de los que le rodean, la forma en que los protege, su vida en Nueva York y ¡cómo no! su relación con Angel. Aunque se puede decir que Louis es el centro alrededor del que todo gira,  Connolly  aprovecha la oportunidad para tocar temas  como el racismo todavía vigente en muchos sitios de los Estados Unidos, la venganza, la lealtad o el abuso de poder. 

Profundizar en el personaje de Louis me ha parecido tan fascinante que apenas he echado de menos a Parker, aunque tengo que decir que aparece en el momento preciso de la novela para que nos demos cuenta de que, de alguna manera, siempre ha estado ahí.

¿Y qué decir sobre el estilo de Connolly? Negro y envolvente, sabe dar importancia a los detalles y protagonismo al paisaje y dosificar la información de manera adecuada para que el lector quede atrapado en ese mundo que crea alrededor de Parker y los que están junto a él. Precisamente, por la dosificación de los detalles, siempre digo que lo mejor es leerlo desde el principio, empezar por Todo lo que muere porque a lo largo de las historias que nos cuenta va recuperando personajes, recordando hechos y si empiezas la serie por la mitad te puedes perder, que es lo que me pasó a mí la primera vez. 

Creo, de verdad, que es una de las novelas de Connolly que más me ha gustado y que no le sobra ni una coma. Personajes  interesantes con los que creas lazos, una buena prosa y una trama que no deja indiferente. ¿Qué más puedo decir?

Esta novela entra en el apartado "la acción transcurre en cualquier continente, excepto el Europeo" de la Yincana Criminal 2017. 

Título: Los hombres de la guadaña (The Reapers)
Autor: John Connolly
Traductor: Carlos Milla Soler (cómo me gusta su traducción)
Editorial: Tusquets
ISBN: 9788483831342
Pgs: 337
Biblioteca

03 febrero 2017

Resumen de Enero (el arte lo cambia todo)

Cómo pasa el tiempo. Cada vez más rápido, por cierto. Enero ha sido un mes bastante interesante. He estado de baja una semana con gripe, he leído algún que otro libro y he ido al Guggenheim. Pero voy por partes.

En cuanto a los libros, este mes he leído seis. La verdad es que ayuda lo de las vacaciones de Navidad y al haber estado de baja, aunque ha habido momentos que no podía ni abrir los ojos, también he dedicado un poco de tiempo a la lectura. Por orden, son los siguientes:

El poder del perro de Don Winslow. Simplemente genial.
Complot para matar a un nini de Joaquín Guerrero-Casasola. Me fascina este autor.
La reina sin espejo de Lorenzo Silva. Un autor que no defrauda.
Una casa en Bleturge de Isabel Bono. Pura poesía.
Los hombres de la guadaña de John Connolly. Qué voy a decir yo sobre Connolly.
Los días iguales de cuando fuimos malas de Inma López Silva. Lo he descubierto gracias a la Yincana Criminal y ha sido un magnífico descubrimiento.

Por ahora no he hablado de ninguno de ellos porque leer es mucho más fácil que escribir sobre lo que lees, pero en general puedo decir que todos me han gustado bastante, cada uno en su estilo.

video


Aunque sobre todo hablo de libros aquí, también voy a contar que he ido al Guggenheim y que aparte de las exposiciones permanentes he visto la colección de Herman y Margrit Rupf, que incluye varios cuadros de Kandinsky, el pintor por el que este blog lleva el título que lleva. Yo creía que ya conocía toda la obra del autor, pero parece que hay obras de la que no sabía nada porque tuve la suerte de descubrir una. Ahora ya está en marcha una exposición sobre el Expresionismo abstracto, así que espero dedicar alguna que otra entrada a ese movimiento y a la exposición del museo (cuando vaya, claro). 

Bueno, os dejo con uno de los cuadros que más me gustan de Kandinsky (de antes de que empezase con lo abstracto) para poner un poco de colorido a este mes de febrero que acaba de empezar.